Existen en la actualidad diferentes tipos de plásticos y usos de los mismos en la industria. En este caso nos interesamos en los que se utilizan para la fabricación de buzos desechables, delantales desechables, etc. El buzo de polipropileno es uno de los más utilizados para protegerse de posibles agentes químicos y otras sustancias que dependerán del trabajo a desarrollar.

Que es el polipropileno

Es un tipo de plástico, más en concreto un termoplástico, que tiene aplicaciones muy diferentes. El polipropileno se obtiene por la polimeración del propileno, que es un producto gaseoso que proviene de la refinación del petróleo.

El polipropileno está recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el único plástico que puede estar en contacto con los alimentos. Su multitud de propiedades permite que se pueda reutilizar por lo que se considera un plástico ecológico. Es un plástico muy seguro que no conlleva riegos para la salud.

En los años setenta fueron introducidas en el ámbito textil las fibras de polipropileno, y hoy en día es una de las fibras más utilizadas principalmente en el ámbito laboral.

Propiedades

Tiene multitud de propiedades por eso está instalado en la industria para diferentes usos. Las principales son:

-          Baja densidad

-          Rigidez

-          Reciclable

-          Recuperación elástica

-          Resistencia a agentes químicos

-          Estabilidad térmica

-          Impermeabilidad

El buzo de polipropileno es el más adecuado para trabajar en ambientes que conlleven riesgo químico. Perfecto para mecánicos, obreros industriales, albañiles, trabajadores de almacén, o empleados que realicen su trabajo en lugares con polvo en suspensión.

También son apropiados para colocar encima de la ropa personal y protegerla de otros riesgos, aunque sean menores y/o puntuales.